Convención de La Haya y sus dos Protocolos

El tratado clave para la protección del patrimonio cultural es el 1954 Convenio para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado (Convenio de La Haya). En general, se trata de la protección del patrimonio cultural en los conflictos armados y la ocupación de los daños y la destrucción y de toda forma de apropiación indebida. Es el único instrumento internacional destinado específicamente a la protección del patrimonio cultural en caso de conflicto armado y ocupación, y tuvo como objetivo garantizar que los bienes culturales, muebles e inmuebles, fue preservado y respetado. Se complementa con los dos Protocolos - El Primer Protocolo adoptado en 1954 y el Segundo Protocolo adoptado en 1999.

La Convención de La Haya define la propiedad cultural que:

  1. bienes muebles e inmuebles de gran importancia para el patrimonio cultural de los pueblos, como los monumentos de la arquitectura, arte o la historia, ya sean religiosos o seculares; sitios arqueológicos; grupos de edificios, en su conjunto, son de interés histórico o artístico; las obras de arte; manuscritos, libros y otros objetos de valor artístico, interés histórico o arqueológico; así como las colecciones científicas y las colecciones importantes de libros o archivos o de reproducciones de los bienes definidos anteriormente;
  2. edificios cuya finalidad principal y efectivo sea conservar o exponer los bienes culturales muebles [...] tales como museos, grandes bibliotecas, los depósitos de archivos, y refugios destinados a preservar, en caso de conflicto armado, los bienes culturales muebles [...];
  3. centros que comprendan un número considerable de bienes culturales [...] a ser conocido como `centros monumentales".

El Segundo Protocolo (1999) fortalece varias disposiciones de la Convención y su Primer Protocolo relativo a la salvaguardia y el respeto por el patrimonio cultural y la conducta durante las hostilidades. Le da "protección reforzada" de los bienes culturales de la mayor importancia para la humanidad, añadiendo a las categorías anteriores de "protección general" y "protección especial". Esta nueva categoría está protegido por medidas jurídicas y administrativas nacionales adecuadas,. Se reconoce la propiedad de valor cultural e histórico excepcional, asegura el más alto nivel de protección para ellos y prohíbe su uso para fines militares o para proteger instalaciones militares. También define directamente las sanciones en caso de violaciónes graves son cometidos contra los bienes culturales, y las condiciones en las que se aplica la responsabilidad penal individual.

Durante la paz, los Estados que son parte en la Convención y los dos Protocolos deben:

  • prepararse para la salvaguardia de los bienes culturales situados en su propio territorio, incluyendo la preparación de los inventarios; la planificación de medidas de emergencia para la protección contra incendios o el derrumbamiento de estructuras; la preparación del traslado de bienes culturales muebles o el suministro de una protección adecuada in situ de esos bienes; y la designación de las autoridades competentes responsables de la salvaguardia de los bienes culturales.
  • considerar la colocación de los bienes culturales inmuebles más importantes en el "Registro Internacional de Bienes Culturales bajo Protección Especial" merecer "protección reforzada", según el Segundo Protocolo, suponiendo que se cumple con las condiciones del Convenio.
  • considerar el uso del emblema distintivo de Blue Shield para facilitar la identificación de los bienes culturales.
  • planificar o establecer servicios o personal especializado dentro de sus fuerzas armadas, cuya finalidad será la de garantizar el respeto de los bienes culturales y de cooperar con las autoridades civiles.
  • eliminar, medida de lo posible, los bienes culturales muebles de las proximidades de objetivos militares, y evitar situar objetivos militares en las proximidades de bienes culturales.

Durante los conflictos armados, los Estados que son parte en la Convención y los dos Protocolos deben:

  • bienes culturales respecto situado dentro de su propio territorio y de los respectivos territorios de las otras Partes al abstenerse de dirigir un acto de hostilidad respecto de tales bienes.
  • proteger los bienes culturales situados en territorio ocupado y, particularmente, medida de lo posible, tomar las medidas necesarias para su preservación, incluyendo la prohibición y la prevención de todos los robos, saqueo, exportación ilícita, desplazamiento o transferencia de bienes culturales, así como cualquier desviación o actos de vandalismo contra los bienes culturales.
  • abstenerse de dirigir cualquier acto de represalia contra los bienes culturales.
  • tomar todas las medidas necesarias para descubrir y castigar con sanciones penales o disciplinarias a las personas que cometan u ordenen que se cometiera una violación de la Convención.

Después de las hostilidades, Los Estados signatarios se:

  • al término de las hostilidades, devolver los bienes culturales exportados que se encuentra en su territorio a las autoridades competentes del territorio anteriormente ocupado.
  • prohibir la retención de los bienes culturales como botín de guerra.

La Convención y su Haya 1999 Protocolo define claramente en las que se violan sus disposiciones circunstancias. El Segundo Protocolo define cinco actos intencionales que se consideran violaciónes graves y entrañan la responsabilidad penal individual:

En cuanto a los bienes culturales bajo protección reforzada

1) haciendo los bienes culturales bajo protección reforzada objeto de ataque, I.E. su responsabilidad en el ataque

2) utilizar los bienes culturales bajo protección reforzada o sus alrededores inmediatos en apoyo de acciones militares, I.E. su responsabilidad en la defensa.

Con respecto a todos los bienes culturales

3) extensa destrucción o apropiación de bienes culturales

4) haciendo bienes culturales objeto de ataque

5) robo, pillaje o apropiación indebida de, actos de vandalismo contra los bienes culturales

En la Convención de La Haya está prohibido el uso de los bienes culturales con fines militares. Sin embargo, propiedades se pueden usar para fines militares, si se trata de una "necesidad militar". El Segundo Protocolo define las condiciones que se puede aplicar la exención de "necesidad militar", que incluyen:

Necesidad militar imperativa respecto de los bienes culturales bajo protección general

  • Las medidas adoptadas por un comandante militar para dirigir un acto de hostilidad contra un bien cultural cuando y durante el tiempo que ese bien cultural, por su función, ha transformado en un objetivo militar.
  • No hay otra alternativa viable para obtener una ventaja militar equivalente a la ofrecida por dirigir un acto de hostilidad contra ese objetivo.
  • Las medidas que tienen por el defensor utilizar los bienes culturales con fines que puedan exponerlo a la destrucción o daño cuando y durante el tiempo que no se pueda elegir entre esa utilización de los bienes culturales y otro método factible para obtener una ventaja militar equivalente.
  • Necesidad militar imperativa puede ser establecida únicamente por el oficial al mando de una fuerza equivalente a un batallón a menos que las circunstancias de la intervención militar no lo permiten.
  • En caso de un ataque, una advertencia efectiva se da cuando las circunstancias lo permitan.

La necesidad militar respecto de los bienes culturales bajo protección reforzada

  • Los bienes culturales bajo protección reforzada sólo perderán esa protección si es suspendido o cancelado (si ya no cumple los criterios para el registro), o se ha convertido en un objetivo militar. Sólo se puede llegar a ser un objetivo militar si:
    • los ataques son el único medio factible de poner fin a la utilización de la propiedad.
    • todas las precauciones posibles se toman en la elección de medios y métodos de ataque, con miras a la terminación de esa utilización y evitar, o en cualquier caso reducir al mínimo, daños a los bienes culturales.
    • a menos que las circunstancias lo impidan, por exigencias de legítima defensa inmediata:
      • El ataque se ordenó en el nivel alto del mando operativo.
      • Advertencia previa y eficaz se emite a las fuerzas de oposición que exigen la terminación de la utilización.
      • Plazo razonable se da a las fuerzas adversarias para regularizar la situación.

 

El Escudo Azul

Con el fin de reconocer los bienes culturales, Convenio de La Haya proporciona un emblema distintivo, comúnmente llamado el "Blue Shield", que puede ser visualizado. La Convención de La Haya prohíbe el uso del emblema en otros casos distintos de los mencionados en la Convención, así como el uso de cualquier otro signo parecido el signo distintivo de la Convención para cualquier otro propósito.

El emblema debe ser utilizado en forma individual:

  • con motivo de los bienes culturales bajo protección general ( esto es opcional)
  • como un medio para identificar a las personas responsables de las tareas de control de acuerdo con las normas estipuladas en el Convenio de La Haya
  • como un medio para identificar al personal encargado de la protección de los bienes culturales
  • para marcar las tarjetas de identidad previstas en el Reglamento se señala en el Convenio de La Haya

Se debe repetir tres veces en una formación triangular para los sitios que necesitan "protección especial": esto es obligatorio para los Estados Partes. No hay emblema específico para la "protección reforzada". La Convención de La Haya ofrece especificaciones de tarjeta de identidad en poder del cuidador. Lleva el signo distintivo, el sello de la autoridad nacional, y la imagen del cuidador, firma y / o las huellas dactilares, y los datos pertinentes.

Blue Shield Emblem - General Protection

Blue Shield Emblem – Protección general

Blue Shield Emblem -  Special Protection

Blue Shield Emblem – Protección Especial

 

Bajo el paraguas de la protección del emblema de la Convención de La Haya de red Blue Shield une varias organizaciones que se ocupan de los museos, archivo, soportes audiovisuales, bibliotecas, monumentos y sitios. Es el equivalente cultural de la Cruz Roja. El objetivo es proteger, salvaguardar, proteger y preservar el patrimonio cultural en situaciones de emergencia, incluidos los conflictos armados. Con este fin una serie de Comités Nacionales Blue Shield haber sido fundada en una serie de países. El Comité Internacional del Escudo Azul (ICBS), fundado en 1996, reúne a los conocimientos, experiencia y redes internacionales de organizaciones de expertos que se ocupan de patrimonio cultural. La Asociación de Comités Nacionales del Escudo Azul (ANCBS), fundada en diciembre 2008, es el órgano de coordinación y fortalece los esfuerzos internacionales para proteger los bienes culturales en peligro de destrucción en los conflictos armados o desastres naturales.

 

Signatarios de los Estados Partes

Una vez que el Estado Parte ha firmado el Convenio de La Haya, deben ratificarlo para que se convierta en jurídicamente vinculante. Es decir, deben introducir legislación, que incorporará las disposiciones en el marco jurídico de su país. Sin embargo, la firma de la Convención de La Haya no garantiza automáticamente que los Estados Partes se ratifiquen. Cada protocolo debe ser firmado y ratificado. Ya no es posible llegar a ser signatario de la Convención, pero los países aún pueden adoptar las disposiciones establecidas en él en cualquier momento (llamada adhesión).

– Para ver el texto completo y los artículos de la Convención de La Haya (1954), clic aquí.

– Para ver una lista de los países que han firmado y / o ratificado la Convención de La Haya (1954), clic aquí.

– Para ver el texto completo y los artículos del Protocolo (1954), clic aquí.

– Para ver una lista de los países que han firmado y / o ratificado el Primer Protocolo (1954), clic aquí.

– Para ver el texto completo y los artículos del Segundo Protocolo (1999), clic aquí.

– Para ver una lista de los países que han firmado y / ni ratificado el Segundo Protocolo (1999), clic aquí.

– Para visitar el sitio web del Comité Internacional del Escudo Azul, clic aquí.

– Para visitar la página web de la U.S. Comité del Escudo Azul, clic aquí.

 

UA-70425199-1